Algunos pensamientos sobre Bill Kilgore

Bad Motherfucker

Nota: El siguiente texto toma como base la versión Redux de Apocalypse Now y no la versión  original de cines que se estrenó en 1979, ya que la forma en que Kilgore aparece por primera vez en pantalla es diferente en la versión Redux, mucho más dramática y nos dice mucho sobre lo que Francis Ford Coppola quería lograr con el Teniente Coronel. Además considero que Apocalypse Now Redux es la versión definitiva de la película.
Robert Duvall pasándole las respuestas del examen a Marlon Brando.
Robert Duvall pasándole las respuestas del examen a Marlon Brando.

Hace algunos días el paiki mayor Ruy Xoconostle tuiteo el famoso discurso sobre el olor del napalm por las mañanas del Teniente Coronel Bill Kilgore (that goofy foot!) de Apocalypse Now. El personaje de Robert Duvall probablemente aparece unos 20 minutos (de un total de casi tres horas y media en la versión Redux) pero es éste, el soldado entusiasta del surf, el que más impacto genera la primera vez que se ve la película, aún más que el Kurtz de Marlon Brando, referido por Marge Simpson como el “comic relief” de Apocalypse Now (En el capitulo en el que Homero se cambia el nombre a Max Power).

Gran parte del carácter mítico de Kilgore se debe a la interpretación de Robert Duvall. No solamente en su constitución física; alto, esbelto y ligeramente musculoso, si no también en sus gestos y ademanes; contundente, imponente y relativamente amenazador. Pero la parte más importante en Kilgore es su voz. Tomen por ejemplo la actuación de Duvall en The Godfather. Tom Hagen es mesurado, incluso cuando alguien le grita directamente en su cara, su voz no podría ser menos amenazante:

En el caso de Tom Hagen sabemos que no importa el tono de voz que utilice, sabemos que puede hacer que cosas muy serias sucedan. También es cierto que Kilgore y Hagen son dos personajes diametralmente opuestos, uno un Consigliere y el otro un soldado, pero Duvall logra hacernos dudar si la misma persona es quien interpreta a ambos, especialmente con su voz. Como un dato de trivia: Rubert Duvall tenia 41 años en The Godfather y 48 años cuando interpretó al Coronel en Apocalypse Now.

Ojalá y todos envejeciéramos como este cabrón.

La forma en la que Kilgore es presentado también nos dice mucho: un ángulo de cámara bajo, haciéndolo ver grande e imponente, desde el primer momento Coppola busca que el espectador entienda que nos encontramos ante un personaje más grande que la guerra misma. Como nos damos cuenta más adelante Kilgore no solamente parece estar en su medio a mitad del pandemonio que es el fragor de la batalla, si no que también parece ser inmune a las balas y morteros que caen a su alrededor. Kilgore es la encarnación de todas esas historias de guerra demasiado increíbles para ser verdad.

Los hombres tienen juegos muy extraños” comenta Robert Duvall en Hearts of Darkness: A Filmmmaker Apocalypse, refiriéndose a las cosas que los soldados hicieron durante la guerra para mantener sus mentes lejos de ésta. Momentos antes de su famoso discurso Kilgore se dispone a surfear en medio de un tiroteo, demostrándonos su carácter temerario y valemadrista. Con su característica voz de mando ordena un bombardeo de napalm a una linea de arboles en la jungla vietnamita desde donde proyectiles de mortero amenazan la realización de tan lúdica y divertida actividad. “Blow them into stone age, son!” ordena el Coronel. Y como un acto divino, fuego llueve desde el cielo. Acto seguido Kilgore le pregunta al cabo Lance si puede olerlo. El Napalm. Y es precisamente en este momento en el que toda la ilusión de grandeza de Kilgore desaparece. El único momento en el que escuchamos la voz de Duvall es al final del discurso: “…some day this war is gonna end”, sentencia Kilgore admitiendo la derrota, probablemente sin saberlo. El tono con el que Robert Duvall decide decir esa linea hace parecer que otro hombre completamente diferente es quien habla, nos da a entender que Kilgore, con todo y su fanfarronería, sabe que todo se ha perdido y nada se ha ganado, que no importa cuanto napalm o agente naranja hagan llover sobre Vietnam, Charlie, agazapado en sus arbustos no solamente ha ganado la guerra, también aprendió a surfear.

‘I love the smell of napalm in the morning. You know, one time we had a hill bombed, for 12 hours. When it was all over, I walked up. We didn’t find one of ‘em, not one stinkin’ dink body. The smell, you know that gasoline smell, the whole hill. Smelled like … victory. … Someday this war’s gonna end…’

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s