Porque nosotros llevamos el fuego

Hace mas o menos un año, tal vez mas, cierta persona recomendó leer una novela de Cormac McCarthy titulada The Road, o como le pusieron en español La Carretera. Admito que tarde bastante en terminar de leerla, y no por falta de atención (la escuela siempre la maldita escuela) y tardé todavía mas en escribir y subir este post. Así que aquí estamos un año después y hasta la adaptación cinematográfica de The Road ha llegado a los cines, de cualquier otro país menos México claro, y yo no había escrito nada acerca de esta novela. La novela nos cuenta la historia de un hombre y un niño que deambulan por la larga carretera de un mundo post-apocaliptico, arrastrando un carrito de supermercado con las pocas cosas que han podido encontrar. Sus preocupaciones mas grandes son la comida, los zapatos, otras personas y el fuego… el fuego.
De todas esas cosas el fuego, es lo mas importante, ya que el fuego es aquello que los mantiene caminando siempre hacia el sur, hacia el mar, en medio de la carretera pasando frío, enfermedades, hambre y otros peligros.
Casi nada ha quedado con vida en esta tierra gris, no hay animales, casi no hay arboles y los pocos que quedan pronto dejaran de existir. Sí, The Road es una historia amarga y anticlimatica que capta tu atención desde la primera linea ¿Entonces se preguntaran, si es una historia tan triste por que recomendarla? Porque al mismo tiempo es una novela bella. En un modo horrible pero bella. Porque después de todo no se trata sobre lo que paso con este mundo, ni como llego a convertirse en un paraje completamente muerto y desolado, sino sobre el viaje (a quien sabe donde) de ese hombre y ese niño, que son la ultima reminiscencia de un mundo que ha muerto hace mucho. La Carretera es un viaje entre padre e hijo, un padre y un hijo que solo se tienen el uno al otro, un padre que intenta enseñar a sobrevivir a su hijo en un mundo salvaje y sin compasión y un hijo que le enseña al padre a ser la mejor persona posible, incluso en la peor situación.
El final queridos lectores, es desesperanzador, gris y amargo como toda la novela, y sinceramente aunque haya sido una de las experiencias mas bellas y tortuosas que he tenido, no quieres que termine… pero al mismo tiempo quieres que todo acabe. Lo que realmente sucede “al final” se queda en la cabeza de McCarthy, pero yo, yo se que el niño sigue llevando el fuego…

¿Qué pasa, papá?
Nada. Estamos a salvo. Duerme.
Todo va a ir bien, ¿verdad, papá?
Sí. Todo irá bien.
Y no nos va a pasar nada malo.
Desde luego que no.
Porque nosotros llevamos el fuego.
Así es. Porque llevamos el fuego.


Anuncios

4 Comments

Add yours →

  1. A mi no me gustó nadita, se me hizo cansada, muuuy cansada! :S, aunque lograba transportarte justo a la atmósfera que quería no cambió nada en mi vida, al contrario, siento que me hizo perder algo muy importante: TIEMPO! ¬¬ jajaja

    Me gusta

    • Bueno…si mientras lees un libro vas esperando que cambie tu vida, pues… como que hay unas expectativas muy grandes. Al final The Road es un drama “solamente”, que trata acerca de un niño que se queda solo, en el peor de los mundos posibles. Hay ciertas cuestiones morales tratadas en la novela, que te deben hacer pensar sobre estas, ¿cambiara tu vida? muy poco probable, como el 99% de los libros. Por cierto leer un libro, por muy malo o muy bueno que sea jamas, jamas es una perdida de tiempo.

      Me gusta

  2. Excelente libro. Lo acabo de terminar y solo puedo decir que hace tiempo no leia algo tan bueno.
    Aunque aún tengo dudas respecto a “llevar el fuego”. Durante todo el libro se van dando indicios que el niño es algo mas: Lo llaman angel, Caliz de Oro, el mismo niño afirmando que él es quien debe preocuparse por todo (y por todos), la reacción de los otros humanos al ver al niño (en especial la del ladrón del carrito en la playa).
    Todo eso (y más) me lleva a pensar que el niño representa algo mas, quizá un salvador en un mundo perdido y muerto. Pero es solo una teoría.

    Me gusta

    • Creo que estas en lo correcto, aunque no recuerdo que le llamen Cáliz de Oro, (creo que tendré que leerlo de nuevo) yo creo que la idea de McCarthy es esa, hacernos pensar que el niño es como una especie en extinción, y no creo que realmente se vaya por el lado bíblico o religioso, si no que el niño es una visión tan extraña en ese mundo que cualquiera pensaría que es un ángel o una criatura celestial o un ser mítico de un mundo pasado ya casi olvidado. Si has visto Children of Men, esa es la idea, que creo que se intenta plasmar. En pocas palabras el niño es un ser mágico debido a las circunstancias en las que los personajes se encuentran. Muchas gracias por el comentario : ).

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: