Cabeza de Cubeta

Brian Patrick Carroll, mejor conocido como Buckethead es una de las cosas mas bizarras que el ¿rock?… la música, haya experimentado. Buckethead sorprende por la cantidad y variados estilos de música y técnicas que se pueden escuchar a lo largo de su carrera de 22 años. Alto, delgado, con manos enormes, dedos muy largos y en general con una constitución física muy extraña, tanto así que modifico su Gibson Les Paul, la hizo mas grande, ya que según el las guitarras de tamaño normal son como juguetes. Buckethead sorprende tanto por esto, como por su forma de tocar.

I can't never stop working hard

A finales de los años 80 es cuando este virtuoso empieza su carrera, entre el movimiento de los llamados Shredders, guitarristas que tocan pasajes de manera muy rápida y con una gran complejidad técnica. Lo que hace especial a Buckethead es su increíble facilidad de encontrar balance entre el virtuosismo, la rapidez y los pasajes épicos e imprimirle un sello “sentimental” a su música, a diferencia de la mayoría de los Shredders (Paul Gilbert seria una de las pocas excepciones), Buckethead logra emocionar e incluso conmover al oyente. Mientras guitarristas como Steve Vai, Yngwie Maalmsteen y sobre todo Joe Satriani, parecen solo preocuparse por tocar música mas rápida, compleja y por ende sin alma. Buckethead puede cautivarnos con canciones relativamente fáciles y tranquilas (y bellas) como Dawn At The Deuce, solo por poner un ejemplo. En pocas palabras, escuchar a Buckethead es muy, muy divertido.

En Soothsayer (Dedicated to Aunt Suzie) nos demuestra su talento al momento de presionar miles de notas en el menor tiempo posible, pero también de su talento para comprender que la mejor forma de impresionar al oyente es tocar esas fibras emotivas que nada tienen que ver con la complejidad o rapidez de la canción.
Lo que encuentro mas enigmático es su mascara, no por la curiosidad de saber quien es o como se ve. Sino por que me imagino, debajo de esa mascara, al momento en el que se encuentra a la mitad de uno de sus maravillosos solos, hay una persona gesticulando, completamente emocionada por lo que esta tocando, pero por delante nosotros vemos simplemente un rostro blanco, sin párpados, sin vida.

El ¿hombre? en acción:
Welcome To Bucketheadland


Siege Engine

Y como siempre unos regalitos:


Anuncios

2 Comments

Add yours →

  1. Nada mas llegue a mi casa y lo escuchare ya que en la chamba no tengo sonido jejeje. Buena la reseña.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: